HOSTELERÍA Y TURISMO

La competencia general del Asistente en Cocina, es ejecutar la preparación de los medios e instalaciones de cocina; colaborar en la preparación de elaboraciones culinarias, mientras que para el técnico en Cocina es Confeccionar ofertas gastronómicas, manipular y conservar toda clase de alimentos crudos y elaborar todo tipo de comidas y bebidas no alcohólicas a partir de recetas, investigación e inventiva personal.

La creciente tendencia de restaurantes tipo comida al paso, preparaciones culinarias congeladas, preparaciones deshidratadas, así como la perspectiva de recuperación económica del país, que implicará un aumento en la capacidad de consumo de la población, garantizan que la demanda de profesionales en este campo sea creciente.

Este técnico puede laborar por cuenta propia y en establecimientos medianos y grandes, bajo la dependencia de un mando superior que es el chef quien coordina con el propietario el menú diario. En estos establecimientos existen un cocinero Uno y un cocinero Dos.

El cocinero Uno tiene como responsabilidad informar sobre cualquier desperfecto en los equipos de la cocina y sobre el comportamiento de los cocineros a su cargo, en relación a los cuales está en capacidad de sancionar o despedir.

El cocinero Dos tiene a su cargo uno o dos ayudantes, quienes le abastecen de la cantidad de insumos que necesita. Su trabajo es supervisado por el cocinero Uno.

En establecimientos pequeños puede ser el técnico más calificado, incluso puede ser el propietario, por lo que deberá también tener capacidades para el desarrollo de su propio empleo o empresa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *